miércoles, 1 de febrero de 2012

Una verdad a medias, no es una verdad

Hace un tiempo escuché a un maestro de la Escuela Dominical decirle a su clase que lo que importa no es leer la Biblia, sino vivirla.

Eso es verdad, pero es solo una verdad a medias. ¿Cómo se va a vivir lo que no se conoce? ¿Cómo se va a enseñar lo que no se sabe? El asunto es que se había iniciado un plan para leer la Biblia completa en un año en aquella iglesia, y al parecer este maestro no estaba de acuerdo con ese plan, porque él no lo estaba siguiendo.

En otra oportunidad escuché en otra clase de la Escuela Dominical en la cual el maestro estaba siguiendo un plan de lectura diaria de la Biblia para leer la Biblia completa en un año, que al maestro preguntar quiénes estaban leyendo la Biblia siguiendo el plan, un líder levantó la mano, y la esposa le llamó la atención diciéndole: ” no están preguntando quién lee los Salmos sino, quién está leyendo la Biblia completa”.

¿Es posible que haya un maestro de la Escuela Dominical que nunca haya leído la Biblia completa? ¿Qué enseña entonces? ¿Lo que dice la revista de la Escuela Dominical? Mire mi amigo, por 18 años yo he editado la revista de la ED que publica LifeWay, pero esa revista es SOLO una AYUDA. Lo más elemental es leer la Biblia, y leerla completa; por lo menos una vez, para tener una visión general de la Palabra de Dios. Luego es necesario hacer otra lectura completa de la Biblia cronológicamente, para comprender cómo fue revelada la Palabra. Y a partir de ahí, se deben hacer estudios profundos por tópicos, sin dejar de leer la Biblia.

¿Cuántas veces yo he leído la Biblia completa? Creo que perdí la cuenta. Se remonta a la época en la que era Embajador del Rey con catorce años y desde entonces ha llovido mucho. Es algo que hago como norma todos los años, cambiando el sistema. Esa es la manera en la que comienzo el día. Es la primera cosa que hago antes de comenzar a trabajar. Unos años comienzo por el NT y otros por el AT. Y le confieso, que cada año, descubro cosas nuevas.

¿Que leo la Biblia y no la vivo al 100%? ¡Seguro que no! Pero déjeme decirle dos cosas. Primero, cada día lucho muy duro para aplicar los principios bíblicos a mi vida; a lo que hago, a lo que digo, a la forma en que juzgo a los demás. Y sobre todo a la hora de tomar decisiones por más irrelevantes que parezcan. Oro usando versículos bíblicos y en los momentos más negros que he tenido que atravesar en mi vida, la Palabra me ha servido de luz en mi camino. ¡No soy perfecto! Soy MUY imperfecto. Pero estoy seguro que si no fuera por la lectura y el estudio de la Biblia que he hecho por tantos años en mi vida, yo sería mucho peor de lo que soy.
Y segundo: Usted señor que se llama o considera maestro de algo que no conoce y que por lo tanto considera que no es importante leer la Biblia, déjeme preguntarle: ¿La vive usted?

Yo le tengo que decir a esa persona que ocupaba el puesto de maestro de la Escuela Dominical y a todos aquellos que piensan como esa persona, que están en un grave error pues están creyendo una verdad a medias. Yo digo como el salmista, Señor: “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino”. Salmos 119:105

2 comentarios:

  1. es cierto lo que dice hmn el que lee porque se propone a algo para ser un seguidor de cristo; cristo no nada mas dijo Padre heme a mi:sino que la voluntad esta en el corazon porque el quiere aser realidad en su vida lo que las escrituras dicen en juan 5:39 y por eso muchas congregaciones o pastores hacen de ello lo que quieren no lo que esta escrito. Amen.

    ResponderEliminar

Le agradezco mucho su comentario.
Oscar